Escribe en Tiempo de Cuba
 613 enlaces  a webs de Cuba y América y de Solidaridad con Cuba y los Pueblos Quienes somos Documentación, Libros, publicaciones y otros materiales

Videos sobre Cuba, América, culturales, Solidaridad, etc Convocatorias de eventos, actos, etc Actualidad, historia y documentación sobre los Cinco héroes cubanos presos en EEUU

Eventos Cooperación

III Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba. diciembre 2009 II Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba, diciembre 2007 I Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba, mayo 2005 Campaña Un Huracán de Solidaridad con Cuba. 2008-09

Se encuentra usted aquí

“Los autores cubanos tienen muy difícil entrar en los circuitos de difusión del libro”

El editor y activista andaluz Joaquín Recio conversa con la presidenta del Instituto Cubano del Libro, Zuleica Romay, que analiza el momento que atraviesa la literatura de la isla: "Cuba tiene que ser uno de los pocos países del mundo donde la retribución del autor no depende de las ventas"

¿Cómo ves el panorama de la literatura cubana en el contexto internacional? ¿Cómo se encuentra la literatura juvenil?

La literatura cubana ha estado sufriendo los efectos de un bloqueo que no es sólo económico: Cuba ha tratado de ser invisibilizada de muchas maneras por su proyecto socialista. Una de ellas es la gran dificultad que tienes los autores y la literatura cubana para introducirse en los circuitos tradicionales de difusión del libro. El sistema editorial internacional está cada vez más en manos de transnacionales y más externalizado. Nosotros hemos intentando tener alguna presencia en eventos internacionales, ferias del libro importantes del mundo, pero también estamos intentando conectar con circuitos que tienen un carácter más local, que están asociados a proyectos comunitarios, otras veces a universidades… y nos está dando mucho resultado, pues a veces ocurre que en este mundo banal donde lo superficial impera hasta la literatura que escribimos para nuestros niños y nuestros jóvenes en algunos circuitos puede parecer demasiado seria. Una literatura que trabaja temas y personajes, que transmite valores… Estamos teniendo éxito en esta literatura, que ayuda al niño, que siempre es víctima de las superficialidades y de las injusticias, a comprender el mundo en el que vive,  a generar y a construir defensas para preservar sus valores, para crecer como hombres y mujeres libres.

¿Qué interés tiene Cuba en nuevas fórmulas editoriales como el mercado digital?

Yo creo que con el libro digital va a pasar lo mismo que con la radio y la televisión. Hay personas que no escuchan la radio y sólo ven televisión, y viceversa. Yo creo que habrá lectores que compartirán los dos y otros que sólo quieran lectura digital. La lectura digital no es sólo una imposición del mercado sino que también es una tendencia en nuestros hábitos de vida, se puede ver en los niños que no han aprendido a leer y saben manejarse con el mundo digital, saben encenderlo, dibujan…Con las nuevas tecnologías hay que vivir y sencillamente lo que hay que buscar son esquemas y conceptos de producción editorial que armonicen y complementen ambas producciones.  No creo que un soporte de lectura digital pueda limitar el olor de la tinta, el sonido de la página al correrse, la sensación de estar tocando algo que se deja acariciar… la tecnología es muy útil pero poco sensible.

¿Y qué tiene que ver esto con la lectura? ¿Mejorará los niveles de lectores?

Tenemos que estimular la lectura.  Y tratar de llegar al libro por diferentes vías. Nosotros tenemos una experiencia de una librería de La Habana que tiene un sistema de asociación: las personas pagan unos precios muy módicos al mes, y por ese precio  pueden coger varias decenas de libros que quieren leer. Ese mes leen tantos libros como pueden. Hemos logrado que cada vez que una persona solicita un libro tenga la posibilidad de llevarse la versión cinematográfica de alguna obra literaria. Otra forma de incentivar a la lectura a partir también del cine. Una vez me dijo el hombre de la librería muy preocupado “Oiga, aquí hay personas que vienen y no le interesan tanto los libros, vienen por las películas”. Y le dije que eso estaba muy bien, porque habrá personas que se queden tan impactadas con ella que entonces quiera buscar el libro. Acá en Cuba estamos empezando la experiencia de producir productos integrados, el libro con el disco, que puede ser de música, que puede ser audiovisual, que puede ser otro bien cultural… un objeto que tenga un valor de uso como una camiseta. Productos que puedan conectar con el libro de alguna forma. Hay que buscar todos los caminos para incentivar la buena lectura.

¿Qué retos tiene el Instituto Cubano del Libro este año?

Nos planteamos llegar a las comunidades. En Cuba hay un sistema de instituciones culturales que llega hasta los barrios, hasta donde vive la gente. Hay instituciones que no coordinan sus esfuerzos y que no se unen para incentivar la lectura. Puede darse el caso que en un ratio de dos manzanas pueda haber una librería, una biblioteca pública, un centro cultural… que se conozcan e integren. Además tenemos que seguir trabajando en los jóvenes y la familia. Si te das cuenta de la composición de los que visitan la feria, o son jóvenes que vienen en grupo, o son familias, los abuelos con los nietos… Para la feria del libro hacemos una propaganda muy fuerte dirigida a la familia y la escuela. Son los espacios sociales donde ese libro que se compra se pueda leer y se socialice.

 ¿Cómo se trabajan en Cuba los problemas asociados a los derechos de autor?

Cuba tiene que ser uno de los pocos países del mundo donde la retribución del autor no depende de las ventas.  Se establece una relación entre la editorial y el autor en la que la editorial retribuye sus derechos en virtud  primero de la jerarquía de ese autor (el nivel que históricamente tiene su obra), de la cantidad de ejemplares de libros que se van a hacer de ese título o del tipo de libro que sea (no es lo mismo un texto científico que puede ser fruto de quince años de trabajo que un texto fantástico escrito en un año). El autor cobra derechos por su obra  cada vez que es publicada, cobra en la primera y en la quinta también. Y es el Estado el que asume la responsabilidad  por la distribución y comercialización del libro, por tanto el autor no tiene ninguna angustia si se vende o no. No depende del mercado. Con esto intentamos tratar dignamente al creador.

¿Qué objetivos ha tenido la 23 Edición de la Feria Internacional del Libro?

Está dedicada a Ecuador, invitado de honor, un país caracterizado por su idiosincrasia cultural, por la defensa de las culturas originarias y el cuidado y defensa del medio ambiente, por unas luchas decididas contra el expolio de las multinacionales… Nos ha permitido diseñar una feria que tiene elementos distintos a otras ediciones. Primero, nos ha permitido visibilizar algunas de las disciplinas de las ciencias sociales que normalmente no tienen presencia en la feria , como es el caso de la antropología o la arqueología. Cuba, al ser un país joven y el escenario de la lamentable extinción de sus culturas originales, de las cuales quedan vestigios sin ser comparable a otras tierras. Un país invitado como Ecuador tiene muchas fortalezas pero también una capacidad de convocatoria para que vengan investigadores y escritores de otras partes del mundo. Por otro lado, creo que el hecho que la feria haya incrementando cada vez más la participación extranjera, hasta un total de 42 países en esta edición, nos ha permitido también entrar en contacto con culturas de Asia, que son poco conocidas en Cuba, como puede ser el caso de China, Vietnam, Arabia Saudí…

Además participan otros países de América…

El hecho de que Ecuador sea un país invitado de honor también constituye un estímulo para la participación de los países de América y el Caribe. Algunos han venido con delegaciones de escritores muy representativas como Méjico, Chile, Puerto Rico, Santo Domingo… Todo esto hace que la feria se haga un espacio de intercambio de experiencias y saberes, y sobre todo de mucha confraternidad. Estos objetivos nos los plantemos en el mismo momento en el que se decidió invitar a Ecuador, país que ha venido sobre todo con su vanguardia literaria, del que hemos publicado 32 títulos, alguno de ellos nunca publicados en Cuba , jóvenes escritores como es el caso de Alfredo Noriega o Adeila Quevedo. Es también la feria un espacio de acercamiento a proyectos culturales muy solidarios, muy desinteresados, muy centrados en la gente, como es el mismo caso de Atrapasueños, que escapamos, separamos de la mercantilización del mercado editorial  europeo y particularmente del español. Una oferta editorial que rescata los mejores valores de la tradición española, que rescata esa espiritualidad, esa solidaridad, esa lucha por las causas justas que hay allí, que han hecho del pueblo español un ejemplo para el resto del mundo.

¿Cómo es la presencia española?

Hemos ido rescatando una presencia más diversa. En ediciones anteriores hemos tenido editoriales españolas que han venido con muestras muy interesantes. Tenemos una larga tradición de autores españoles muy solidarios con Cuba, como es el caso de Pascual Serrano, Belén Gopegui,… pero con Atrapasueños comenzamos a conectar con un campo que es el de las tradiciones populares de España, expresadas en la música, con la que no teníamos realmente suficiente intercambio en los últimos años. La presencia española se va diversificando porque la brigada Vázquez de Sola aporta la presencia de otras manifestaciones culturales a la feria. De alguna manera también la danza, porque aunque no hayamos conseguido que venga todavía una compañía de flamenco o de otras manifestaciones, los cubanos somos muy sensibles a esos sonidos de nuestros ancestros españoles que nos hacen sentir que el cuerpo se nos mueve. No sabemos cómo ni por qué, pero marcamos el ritmo con las manos y los pies.

tomado de andaluces.es

Recomendamos

Autores y autoras

Autores y autoras que escriben sobre Cuba y América Latina

Su patria la Humanidad

Che Guevara, José Marti, Celia Sánchez, Camilo Cienfuegos, Maceo, Haydee Santamaría, JAG Caraballo