Escribe en Tiempo de Cuba
 613 enlaces  a webs de Cuba y América y de Solidaridad con Cuba y los Pueblos Quienes somos Documentación, Libros, publicaciones y otros materiales

Videos sobre Cuba, América, culturales, Solidaridad, etc Convocatorias de eventos, actos, etc Actualidad, historia y documentación sobre los Cinco héroes cubanos presos en EEUU

Eventos Cooperación

III Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba. diciembre 2009 II Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba, diciembre 2007 I Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba, mayo 2005 Campaña Un Huracán de Solidaridad con Cuba. 2008-09

Se encuentra usted aquí

''Los Disidentes''

El libro ‘Los disidentes’ se presentó en Sevilla el 17 de septiembre, en un acto celebrado en el Consulado de Cuba con la presencia de uno de sus autores.

Rosa Miriam Elizalde: “No es un libro propagandístico destinado a recoger consignas, sino datos precisos e información rigurosa”. Julio Otero, para Tiempo de Cuba

La nueva sede del Consulado de la República de Cuba, situado en la avenida Blas Infante, fue el lugar elegido para acoger la presentación en Sevilla del libro ‘Los Disidentes’, obra de los prestigiosos periodistas cubanos Rosa Miriam Elizalde y Luis Báez. Tras ser presentada por la coordinadora de la Asociación de Amistad Hispano-Cubana ‘Bartolomé de las Casas’, Basi Domínguez, Elizalde explicó al numeroso público que llenaba la sala donde se celebró el acto los motivos que les llevaron tanto a ella como al otro autor, Luis Báez (que no estuvo presente), a escribir sobre los opositores recientemente encarcelados en Cuba por su colaboración con los servicios y el Gobierno estadounidense y las organizaciones contrarrevolucionarias de Miami.

La periodista cubana comentó que ‘Los disidentes’ “es hijo de la impotencia de dos periodistas que vimos con estupor una de las campañas propagandísticas más grandes montadas contra nuestro país”. También aclaró que el libro tiene como objetivo “luchar contra los prejuicios, simplificaciones y mentiras” que en los últimos meses se han vertido contra el régimen cubano a raíz de las detenciones de los disidentes que colaboraban con la política de Washington y los fusilamientos de tres secuestradores de un barco. Según la autora, “toda la información que salía en el mundo sobre estos acontecimientos sólo circulaba en un sentido”, lo que llevó a ella y a Báez a elaborar un trabajo periodístico que “recogiera pruebas exactas”, como la procedencia del dinero que recibían los disidentes, las instrucciones que recibían de las autoridades norteamericanas y sus representantes en la isla etc.

Para realizar esta labor los periodistas entrevistaron a diez agentes de la Seguridad del Estado cubano que se infiltraron en grupúsculos contrarrevolucionarios de la llamada oposición interna, quienes intervinieron como testigos en los juicios para probar la subordinación de estos activistas con respecto a la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA) en La Habana, la oficina que representa diplomáticamente a Estados Unidos en Cuba debido a que no hay embajada, así como las actividades delictivas que realizaban. Además de las entrevistas, ‘Los disidentes’ incluye documentos gráficos y escritos acerca de las actividades de los opositores detenidos, muchos de los cuales demuestran la vinculación de éstos con la diplomacia estadounidense y algunas organizaciones terroristas de la llamada oposición exterior, en su mayor parte radicada en Miami. El libro también cuenta con varios anexos, uno de ellos dedicado a reconstruir el itinerario de James Cason, jefe de la SINA, desde que llegó a Cuba hasta el 14 de marzo. Elizalde afirmó que Cason “fue más allá que cualquier otro diplomático del mundo”, ya que durante ese tiempo se implicó directamente en dirigir y fortalecer a la disidencia interna “hasta el punto de hacer llamamientos públicos a la desobediencia civil e incluso de organizar en su residencia reuniones”. Otros anexos, intercalados dentro de las entrevistas, son recuadros en los que “se analizan a los personajes y grupos más importantes de la contrarrevolución cubana y sus lazos con la Administración norteamericana”.

No obstante, Rosa Miriam Elizalde quiso dejar muy claro que ‘Los disidentes’ “no es un libro propagandístico destinado a recoger consignas, sino datos precisos”, y en este sentido aseguró que “se escribió desde la óptica de dos periodistas que se acercan a los hechos de forma rigurosa”. Por este motivo, antes de iniciar el trabajo los autores quisieron comunicarles a los agentes de la Seguridad del Estado entrevistados “que no estaban interesados en opiniones subjetivas”, ya que señaló que “nuestro compromiso no es con la verdad o con la mentira, es con la realidad”. Antes de terminar su intervención la periodista cubana recalcó que “esta obra era todo un reto porque había que hacerla en tan sólo una semana o diez días”, debido a que si se hubiera tardado más en elaborar habría perdido vigencia y  habría contrarrestado en menor medida las duras críticas lanzadas contra Cuba desde los medios de comunicación capitalistas.

“El peor castigo para los cinco patriotas cubanos presos no son las cadenas perpetuas sino el muro de silencio” 

Posteriormente Elizalde dedicó cierto tiempo a responder las preguntas de los allí presentes, lo que le dio la oportunidad de hablar sobre otras cuestiones de la actualidad cubana. Especial interés tuvieron sus reflexiones en torno a los cinco presos cubanos encarcelados en prisiones estadounidenses por infiltrarse en grupos terroristas radicados en Florida para evitar que se cometieran atentados contra la isla. La autora de ‘Los disidentes’ destacó que “el peor castigo para los cinco patriotas cubanos presos no son las cadenas perpetuas sino el muro de silencio”. Con esta afirmación hizo referencia a la escasa atención que este suceso ha suscitado en los medios de comunicación de todo el mundo, lo que contribuye a respaldar las agresiones contra Cuba. Para Elizalde, el caso “es una injusticia cometida contra personas que no estaban espiando al Estado norteamericano, sólo estaban salvando vidas, incluso de ciudadanos estadounidenses”, y añadió que “el caso es tan grave que si la mayoría de los norteamericanos lo conociera, se habría formado un escándalo nacional por las irregularidades del proceso judicial y las violaciones de los Derechos Humanos cometidas”.  La cárcel de la base militar de Estados Unidos en Guantánamo, la escasez de papel que sufren los periódicos cubanos a causa, entre otras cosas, del bloqueo económico, y la pena de muerte fueron también temas abordados durante el turno de preguntas. Rosa Miriam Elizalde se lamentó de que, sobre estas y otras cuestiones controvertidas, “la opinión y las denuncias de los periodistas cubanos no cuentan para el resto del planeta”. Acerca de la pena de muerte declaró sin titubear: “yo personalmente estoy en contra”, aunque quiso matizar que las numerosas y enérgicas condenas emitidas por los medios de comunicación y los partidos políticos capitalistas del mundo tras las ejecuciones “no han querido valorar el contexto y las circunstancias en que se produjeron” lo que, a su juicio, les ha impedido realizar análisis equilibrados.

Volviendo al libro, antes de finalizar el acto caracterizó a los disidentes que suelen ser reclutados en el interior del país por Washington y sus aliados. La reconocida periodista apuntó que “el dinero y la posibilidad de emigrar son las palabras claves que se utilizan para captar a estos disidentes”. Como síntesis a su visión de la llamada disidencia, Elizalde los definió como “simples mercenarios al servicio de una potencia extranjera hostil a Cuba, cuyas penas según las leyes estadounidenses serían más severas.

Recomendamos

Revista socio-cultural La Ventana Arte Joven Cubano
Asociación de Amistad Hispano-Cubana de Málaga Asociación de Amistad con Cuba "Maximiliano Tornet" de Huelva
 Web Cubasolidaridad
III Encuentro de jóvenes artistas y escritores de América Latina y el Caribe,

Autores y autoras

Autores y autoras que escriben sobre Cuba y América Latina

Su patria la Humanidad

Che Guevara, José Marti, Celia Sánchez, Camilo Cienfuegos, Maceo, Haydee Santamaría, JAG Caraballo